5a85d70607773

¿CÓMO IDENTIFICAR UN BUEN GIN TONIC?

Una de las bebidas que más éxito tiene en nuestros días es el gin bombay sapphire, un combinado tradicional, que jamás pasa de tendencia y que ha sabido amoldarse a las innovaciones en el planeta de la coctelería. Mas, tratándose de un combinado que se demanda tanto, cada persona lo sirve de forma diferente o lo pide con un delivery de bebidas. Si quieres tomar un buen gintonic en la capital de España, te ofrecemos ciertos datos que te servirán para identificar si tu copa se ha preparado de la forma adecuada a fin de que puedas gozar al límite de sus aromas y matices.

Ciertas claves para identificar un buen gin tonic
1. Primeramente, la primera cosa que nos atraerá de un buen combinado es su aspecto visual, y uno de los primordiales datos a tener en consideración es la elección del vaso. Para poder estimar un buen gin tonic, este debe ser servido en un vaso de boca extensa o bien en una copa de balón con la intención de estimar mejor todos y cada uno de los aromas de la bebida. El vaso de cilindro no es el más conveniente en un caso así.

dos. Además de esto, otro aspecto esencial es la burbuja. A fin de que no se rompa, el buen barman remueve el conjuntado con la cuchase, poco a poco y de arriba abajo, cuidando de entremezclar bien los componentes, mas sin suprimir las burbujas.

tres. Un buen gin tonic tiene que estar frío, mas jamás aguado. Por esta razón, la elección del hielo es fundamental. Deben escogerse cubitos con buen tamaño. Si tu copa tiene cubitos grandes, se sostendrá fría y no se fundirá, no aguando tu coctel.

cuatro. La estrella de todo gin tonic es, sin duda, la ginebra. En la actualidad existe en el mercado una enorme pluralidad de ginebras, la mayor parte de ellas elaboradas con base de bayas de enebro y otras yerbas que marcan la diferencia. Su elección depende en una gran parte de tus gustos personales. Un buen bartender va a saber recomendarte sobre las mejores ginebras.

cinco. Otro ademán fundamental es el de enfriar el vaso ya antes de empezar a incorporar la ginebra. Para esto, el buen barman introduce el hielo a lo largo de unos segundos para enfriar el vaso y retira el exceso de agua para no licuar la mezcla. Después, la ginebra se agrega despacio (de cuatro a cinco cl es la medida perfecta). Tras ello, se agregan los botánicos escogidos, que, mezclados con el alcohol, liberan sus aromas.

seis. En lo que se refiere a la elección del mixer (la tónica), va a depender mucho de los gustos de cada persona. En la actualidad, puedes seleccionar tu preferida: desde las opciones más tradicionales hasta las tónicas aromatizadas con diferentes sabores y colores. ¡Hora de probar! Lo esencial es que, en el momento de incorporarla a la mezcla, esté bien fría y se vierta sobre el alcohol despacio, sobre los hielos o bien con ayuda de una cuchase.

Tras incorporar todos y cada uno de los componentes, el resultado es un gin tonic burbujeante y lleno de aromas, servido en un vaso bien frío y que conserva bien la temperatura. Si lo quieres, asimismo puedes solicitar que se agreguen más botánicos como decoración, para dar más aroma y color a tu coctel perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *