9

Los aminoácidos y su importancia para la quema de grasa

Los aminoácidos, las vitaminas, los minerales y los oligoelementos tienen gran importancia en la pérdida de peso.

Tener más grasa o mantenerse delgado viene esencialmente determinado por las hormonas, y es aquí donde se encuentra la clave para bajar de peso: a través de un consumo específico de algunos aminoacidos, se estimula al organismo a que produzca en cantidad suficiente hormonas adelgazantes. Así se producen de una manera natural y coherente de acuerdo a nuestras necesidades físicas.

Una importante hormona de adelgazamiento es la hormona del crecimiento (STH, en sus siglas en inglés). Esta hormona se produce durante el sueño, aumenta la síntesis de proteínas y promueve la descomposición de la grasa. Las personas obesas presentan, entre otras cosas, una reducida concentración de STH (somatotropina), lo que dificulta la reducción de peso.1 La hormona del crecimiento es desafortunadamente cara (alrededor de 500-800 euros por el suministro de un mes) y tomársela vía intravenosa requiere una vigilancia médica muy competente. No es peligroso, por lo tanto, la toma de esta hormona de una manera natural. Ciertos aminoácidos han demostrado tener estas propiedades, especialmente cuando se toman de noche con el estómago vacío.

Los aminoácidos con estas habilidades son:

La arginina2
La glutamina3
La Metionina4
Para la síntesis de la hormona del crecimiento también son necesarias la vitamina B6, vitamina B12 y el zinc.

Diversos estudios han demostrado que la obesidad puede deberse a un déficit de carnitina.quema-de-grasa

En este caso, un sustituto de la carnitina (suplemento alimenticio) podría ser útil con toda seguridad. La carnitina es un biotransportador (sustancia transportadora), que se sintetiza en el hígado – y como sustancia precursora en los riñones – a partir de aminoácidos esenciales como la lisina y la metionina. Actúa como molécula transportadora que moviliza los ácidos grasos de cadena larga a través de la membrana mitocondrial interna. Los ácidos grasos de cadena larga pueden atravesar la membrana sólo si se esterifican con la carnitina, mientras que los ácidos grasos de cadena corta o mediana también pueden atravesarla sin necesidad de esa molécula transportadora.5

La carnitina como quemagrasa

La carnitina acelera el transporte de los ácidos grasos y los deposita en el horno del metabolismo.6 La consecuencia: el organismo quema grasa (en lugar de acumularla). Esta sustancia también se utiliza en el tratamiento para adelgazar debido a su efecto quemador de grasa y se le conoce como «fatburner».

La formación de carnitina se realiza en cinco pasos sintéticos que incluyen la participación de co-factores esenciales: la vitamina B6, la vitamina B12, la niacina y el ácido fólico. Esto implica que la escasez de alguna de estas sustancias puede conducir a una limitación de la biosíntesis.

El profesor Doctor Luppa de la universidad de Leipzig, explicó en su ensayo del año 2004 relativo a los efectos de la carnitina como quemador de grasas: «en relación a la prevención de la obesidad son mucho más eficaces las medidas para mejorar la pérdida o eliminación de las grasas que las actualmente famosas y difundidas dietas estrictas que limitan el consumo de grasas en la alimentación. Esto, sin embargo, es aplicable únicamente si el metabolismo de las grasas y su función reguladora actúan de una manera óptima. En ambos casos, la L-carnitina es un cofactor esencial que participa en una forma decisiva. Dado que la L-carnitina cumple con esta función transportadora, una deficiencia o escasez de la misma conlleva una reducción de los ácidos grasos en la matriz mitocondrial. Además, la L-carnitina, como sustrato de la carnitina palmitoiltransferasa (CPT), juega un papel central en la regulación del metabolismo de las grasas y de los hidratos de carbono.»

Esto significa que: «Las limitaciones en la disponibilidad de L-carnitina no sólo son visibles en la capacidad de adaptación del metabolismo de los lípidos. También están involucrados en el metabolismo de los hidratos de carbono y de las proteínas y como resultado: una escasez de la misma podría presentar unos niveles bajos de azúcar en sangre y una mayor degradación de la proteína.»

Es evidente que la carnitina puede aumentar la quema de grasa en determinadas células

Asimismo, según los trabajos de dos científicos provenientes de Ginebra (Suiza) y de los EE.UU. se ha demostrado por primera vez que el suministro de carnitina también aumenta la movilidad de los ácidos grasos desde los adipocitos (células grasas), favoreciendo la degradación de los mismos.7

Además, hay suficientes datos provenientes de siete tipos de animales diferentes que evidencian claramente que un complemento de carnitina durante una dieta reducida en calorías conduce a una significativa reducción del contenido de grasa en el cuerpo, según estudios recientes y, además, produce simultáneamente un aumento de la masa muscular libre de grasa.8

Carnitina facilita el control de peso

Hay que poner especial atención a un estudio clínico llevado a cabo en el año 2013. En el mismo quedó demostrado que suplementos deportivos alimenticios que contengan 500 mg de L-carnitina al día en combinación con un poco de ejercicio físico es de gran ayuda para una pérdida significativa de peso en personas con sobrepeso. En los casos en los que los participantes del estudio no modificaron su dieta ni el tipo de actividad física diaria, perdieron en el plazo de 4 semanas un promedio de 400 gr. de grasa corporal y rebajaron igualmente un promedio de 1,3 cm. de cintura.9

La glutamina combate la acumulación de grasa

La glutamina puede transformarse en glucosa en los riñones sin interferir en los valores del glucagón ni la insulina. Esto redunda al mismo tiempo en un aumento de la energía que es capaz de evitar la acumulación de grasa inducida por la insulina.10

La glutamina contrarresta la acumulación de grasa procedente de los alimentos, como lo han probado las investigaciones recientes, es decir, como consecuencia, ayuda a controlar el peso. En un estudio se ha demostrado que un suministro adicional de glutamina, junto a una dieta rica en grasa, acarreaba una reducción de ésta. Además, también evita el deseo de azúcar y alcohol.11

También la vitamina del complejo B y el zinc son importantes en la quema de grasa. La vitamina B es de mucha ayuda a la hora de adelgazar, ya que casi todas las vitaminas del grupo B estimulan la quema de grasa. Además de que son necesarias para un buen funcionamiento del sistema nervioso, hecho que no debe subestimarse a la hora de hacer una dieta. La vitaminas del grupo B: la riboflavina (B2), la niacina (B3), el ácido pantoténico (B5), la biotina (B7), así como la cobalamina (B12) son responsables del funcionamiento del metabolismo y estimulan la descomposición de la grasa en el organismo. De gran importancia, por su rapidez en la quema de grasas, es la vitamina B2, ya que convierte las proteínas, los carbohidratos y las grasas rápidamente en energía. El oligoelemento zinc tiene un papel similar. Apoya al cuerpo en el procesamiento de grasas e hidratos de carbono y es esencial para el funcionamiento del metabolismo de las proteínas. Con una adecuada ingesta de zinc los aminoácidos pueden cumplir sus importantes funciones en el metabolismo de las grasas.

Tag: suplementos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *